González

Gentilicio: Gonzalenses

 

 

 

 

 

 

La fundación del pueblo que es hoy el municipio de González, Cesar; es resultado de un proceso de reordenamiento espacial llevado a cabo por la Real Audiencia de Santa Fe en la jurisdicción de Ocaña, Provincia de Santa Marta; dentro de la política de la Corona Española de organizar la población aborigen a la usanza del municipio hispano.

 

Dicha fundación ocurrió el día Jueves 25 de Octubre de Mil Seiscientos Cincuenta y Siete (1657) en territorio de la Doctrina o Curato del “Valle de la Loma y sus anexos”, de la que era administrador el Clérigo Rodrigo de Morales, mediante la agregación de las parcialidades indígenas llamadas Burgama, Ascuriama, Bujuriama y Bujaravita; en el sitio llamado San Pedro de Burgama, según consta en autos que reposan en el Archivo General de la Nación, sección Colonia, Fondo Miscelánea, Rollo 53, folios 598 y 599.

 

El acto fue presidido por el Juez de Tierras de la Real Audiencia, delegado para tales fines, Juan Ruiz de Villodas Salazar en compañía del Procurador de la ciudad de Ocaña, Sebastián de Torres Camargo; actuando como testigos, Fray Antonio de Melo, precursor de la causa indígena en la región, el cura doctrinero Rodrigo de Morales y Antonio Montañez, encomendero de Ascuriama, tierras donde se fundó el nuevo pueblo. A cada una de las familias, se le asignó sitio para casa y solar y tierras de Resguardo para su explotación en común; y ordenó se organizaran como pueblo construyendo iglesia y casa para el doctrinero y nombrando o eligiendo el respectivo cabildo son su alcalde y Fiscal.

 

La arquitectura municipal es de tipo colonial, dada la influencia de la cultura andina y estar el municipio ubicado en una zona montañosa de clima frío, en las estribaciones de la serranía del Perijá en la Cordillera oriental, a una altura de 1240 metros sobre el nivel del mar.

 

 

Bandera